All for Joomla All for Webmasters

http://www.aag.org.ec/templates/sj_stabwall/images/logo-loading.png

Cómo se hacen los aeropuertos más importantes del mundo

De las grandes obras de infraestructura, los aeropuertos son de las más interesantes. Además de haber devenido en modernísimas y espaciosas joyas arquitectónicas, las terminales aéreas más grandes del mundo pueden llegar a transportar a más de 100 millones de pasajeros por año y a ser testigos de aproximadamente 900 mil despegues y aterrizajes en ese período de tiempo. Por eso, su mantenimiento suele ser confiado solo a manos muy especializadas.

En lo que se refiere a las pistas, Shell Bitumen, el mayor vendedor mundial de asfalto, es la compañía que pavimenta a las terminales aéreas más famosas: Heathrow de Londres, Charles de Gaulle en Paris y Frankfurt en Alemania entre muchísimos otros como Ezeiza en Argentina.

"El segmento de mercado de la pavimentación de aeropuertos es muy importante para Shell Bitumen, por un tema de visibilidad y de exigencia. Requiere productos de mucha calidad porque no se puede fallar", dice Mario Jair, gerente de Tecnología del negocio del asfalto de Shell Bitumen para Latinoamérica.

La compañía es un gigante del asfalto, con más de 1600 clientes en 28 países y con una producción que permitiría cubrir 450 kilómetros de rutas por día, es decir el equivalente a cuatro vueltas al mundo por año. Pero además de aeropuertos, la empresa también ha asumido el desafío de colocar sus productos en los circuitos de Fórmula 1 de Bahréin, Alemania, Malasia y Singapur, escenarios también de gran exigencia.

El liderazgo de Shell Bitumen comenzó hace casi 90 años, cuando en 1920 la compañía abrió la refinería Shell Haven en el Reino Unido. Tres años después ya estaba solicitando su primer patente. Pero el mundo del asfalto tuvo su gran revolución hacia los años 70, cuando aparecieron los asfaltos modificados con polímeros.

El aumento del tráfico y de las cargas, sumado a los daños que producían las bajas y altas temperaturas, obligaron a ir abandonando el asfalto convencional. En este cambio de paradigma Shell también tuvo mucho que ver, porque la primera patente fue suya, una de las 49 licencias activas vinculadas con el asfalto y las mezclas asfálticas que tiene la empresa.

A partir de entonces, las nuevas mezclas asfálticas empezaron a reemplazar a los antiguos pavimentos. Con 9 refinerías distribuidas en cinco continentes, Shell Bitumen se puso al frente de esta evolución al punto de convertirse en la compañía de referencia para los aeropuertos que necesitaban encontrar la mejor solución asfáltica para sus pistas.

"Los aeropuertos presentan diferentes desafíos: por un lado las exigentes condiciones superficiales de las pistas y por el otro que las obras deben realizarse en muy poco tiempo. Los principales problemas se concentran en las zonas de despegue y aterrizaje como así también en los giros de las aeronaves en las cabeceras y rodajes, los cuales suelen hacerse con radios muy cerrados, transmitiendo importantes esfuerzos tangenciales que afectan la integridad de la superficie. Además, las ventanas de trabajo en un aeropuerto son muy cortas, porque cuando se finaliza de repavimentar un sector de pista, inmediatamente otros rubros como balizamiento, electrónica e iluminación completan las tareas. Esto se magnifica si parte de las tareas de repavimentación se realizan en horario nocturno, entre la llegada del último vuelo y la salida del primero de la mañana siguiente", explica Jair.

En este sentido, las obras de repavimentación en el Aeropuerto de Frankfurt allá a comienzos del nuevo milenio han resultado un hito para Shell Bitumen. Esa terminal, que aparece cada año entre las de mayor tráfico aéreo, requirió por aquel entonces de una gran intervención: se removió todo el pavimento de hormigón existente (de unos 90 centímetros de espesor) para reemplazarlo por varias capas de mezcla asfáltica con a base de ligante modificado. Se trabajó entre las 10 de la noche y las 4 de la mañana durante dos años sin que se viera afectado el funcionamiento del aeropuerto.

Ahora Ezeiza

La compañía, que tiene dos plantas operativas en Dock Sud, viene trabajando con Aeropuertos Argentina 2000 desde hace más de 13 años. El primer trabajo con asfaltos especiales se hizo en el Aeropuerto de Posadas en 1998. En 2003, Shell Bitumen fue el proveedor del asfalto modificado para la repavimentación dela pista 11-29 del Aeropuerto Internacional de Ezeiza, la cual ha excedido las expectativas de servicio con una excelente performance En este momento, Shell Bitumen provee el ligante modificado para las tareas de reacondicionamiento de la otra pista del Aeropuerto de Ezeiza, la 17-35, las cuales comenzaron a fines del año pasado y que estarán finalizando en estos días.


 

Fuente: http://www.lanacion.com.ar/1993298-como-se-hacen-los-aeropuertos-mas-importantes-del-mundo 

Top