All for Joomla All for Webmasters

http://www.aag.org.ec/templates/sj_stabwall/images/logo-loading.png

Consejos para pasar rápido el control de seguridad en un aeropuerto

Nos encanta viajar, pero detestamos los aeropuertos o, al menos, la cara b de los aeropuertos: las colas, las prisas, los retrasos… y los controles de seguridad. Pero si queremos embarcar, debemos pasar por ellos: no hay otra. Para superar este (tedioso) trámite os proponemos una serie de claves que os ayudarán a superar más rápido y cómodamente el control de seguridad.

Lo primero: previsión y paciencia. Aunque seamos los viajeros más eficaces del planeta y llevemos todo preparado al detalle, siempre puede suceder un contratiempo que nos retrase. No montar en cólera a la primera oportunidad… que queda mucho viaje por delante.

Antes de pasar el control de seguridad
Hemos conseguido comprar vuelos baratos pero al llegar al aeropuerto la maleta se pasa del peso admitido por la compañía aérea. ¿Nunca te has encontrado a la entrada de un aeropuerto con alguien tirado en el suelo, frenético, con la maleta abierta de par en par buscando algo? Que no seamos nosotros. Organízate bien antes de llegar: en casa o en el hotel vamos a tener más tiempo y vamos a estar más cómodos para poner las cosas en su sitio.

 

 


Por supuesto, trata de llegar con tiempo… pero no con demasiado tiempo. Los aeropuertos pueden ser lo más aburrido del mundo: si es un vuelo nacional o a un destino europeo y/o no necesitas facturar, no es preciso llegar con dos horas de antelación. Esperar sentado en una silla también cansa, y cada gramo de energía cuenta en un viaje. No lo desperdicies.

Cuando llegues al aeropuerto, localiza el control de seguridad. Ten tu documentación a mano, incluyendo la tarjeta de embarque que, generalmente, te solicitarán para ponerte en la cola. Una vez pasado este primer filtro, no te embales. Revisa las colas y sus ocupantes como si estuvieras en el supermercado: siempre será más rápido ponerse detrás de un trajeado con pinta de viajero experimentado que detrás de un grupo de pensionistas. De cualquier manera, hay que tener paciencia: no todo el mundo tiene por qué ser un velocista de los controles de seguridad.

La maleta
Si ya traes tu equipaje preparado de casa, no te llevará mucho tiempo colocar las cosas en la cinta del control. Los líquidos son uno de los elementos que despiertan más confusión. A pesar de que existen muchos carteles a la entrada del control que informan sobre el tema, todavía nos liamos de vez en cuando.

 

 


No se permiten envases de más de 100 ml ni que la suma de todos los líquidos superen el litro. Todos los envases de líquidos dentro en una bolsa transparente y fuera de la maleta para que sean fácilmente visibles. En caso de portar envases mayores (alimentos infantiles, medicinas) deben ir en una bandeja aparte para ser analizados.

Y los aparatos electrónicos. También en una bandeja aparte y fuera de la maleta, pudiendo ir en la misma bandeja que la bolsa de líquidos, para no tener que usar todas las bandejas del control… Es aconsejable que lleven la batería cargada por si debes encenderlos para una revisión.

Aunque hace varios meses se abrió la posibilidad a prohibir los aparatos electrónicos más grandes que un móvil en vuelo —Estados Unidos y Reino Unido intentaron modificar la normativa por el temor a atentados usando dispositivos de este tipo— finalmente se quedó en nada. Eso sí, para vuelos a Estados Unidos podrían encender los aparatos y/o pasarlos por un escáner especial.

 

 


Y una puntualización importante: aunque las normativas son similares en todo el mundo, los pequeños matices de cada país, de cada aeropuerto o, incluso, de cada agente de seguridad pueden variar, obligándonos a alterar cualquier pequeño detalle… a última hora. De nuevo, paciencia. Si nos dicen que la bolsa de líquidos no puede ir en la misma bandeja que la del iPad —aunque lo hayamos hecho así decenas de veces—, hagamos caso: el control de seguridad no es lugar adecuado para discutir por nimiedades y menos con el personal del aeropuerto.

Y no te olvides de respetar el peso y el tamaño máximo de la maleta que impone cada aerolínea. No te quedes en tierra (o sin maleta) por un jersey de más.

La indumentaria
Aunque ponemos mucho énfasis en la preparación de la maleta de cara al control de seguridad, la ropa también influye (y mucho) para pasar antes o después el filtro. Si tienes oportunidad, usa ropa cómoda y zapatos o zapatillas bajas para no tener que quitártelos y meter los pies en unas ridículas bolsas de plástico…

Vacía tus bolsillos. Es una de esas cosas que se suele olvidar. Mételo todo en un bolsillo del abrigo (mejor que en una bandeja), que deberá pasar por el escáner del control junto a la maleta. Y la documentación siempre en la mano. Evita, por supuesto, objetos metálicos, para que no pite la máquina, incluyendo el cinturón, los pendientes o los collares. No pases el escáner hasta que no te lo indique el agente de turno.

 

 


Después de pasar el control de seguridad
Una vez que superas el proceso con éxito, te sientes el rey del mambo, pero, por favor, abandona la zona del control y recoge tus cosas lo más rápido posible de la cinta —no hagas tapón— y dirígete al espacio que suele estar habilitado un poco más allá para reorganizar tus pertenencias y volver a colocarte el cinturón en su sitio. Echa un vistazo a las pantallas y busca —tranquilamente o corriendo, según el día—, tu puerta de embarque. Ya queda menos para llegar a tu destino.


Fuente: https://www.publico.es/viajes/consejos-para-pasar-rapido-el-control-de-seguridad-en-un-aeropuerto/ 

 

 

Top